miércoles, noviembre 22, 2006

Lago

En la distancia las cosas toman unas formas, unos significados muy distintos que cuando se está cerca de esas cosas.
Una se acostumbra tanto a tener todo esto cerca, tan usual, tan cotidiano...que quizas de alguna manera asume (una asume) que cuando se produce el alejamiento físico esas cosas vienen (con una) y no que se quedan en lo cotidiano, lo usual, cerca de otra gente...que no es una (yo)
Porque la vida al final, creo, es eso...creer, suponer, asumir que las cosas que vivimos en lo cotidiano son nuestras cosas...y que se mueven con los movimientos que una da...quizas es muy simplista esta descripción, pero es que hoy me ha dado por la nostalgia.

8 comentarios:

Agua dijo...

Lo que se guarda en la memoria nos pertenece tanto como la sangre misma. Es abominable la sensacion de que aquello que pertenece a tus ojos ahora es presa de otra mirada y tu ya no lo puedes ver.
Me ENCANTA este post!!! y esa foto...

María_Llorona dijo...

Siempre parece que eso nuestro (mío) deja de existir cuando no se está, porque (al menos yo) somos egoistas y no queremos que pertenezca a nadie más... porque nadie más descubrirá su belleza como lo hicimos nosotros.
Saludos
Maria_Vampy tresjolie.com

Engel dijo...

Las cosas siempre se ven desde otro punto de vista, cuando se esta en otro punto.
Las cosas toman otra significado.
A veces hay que salir de la caja para poder ver todo lo bonito que hay adentro.

Engel dijo...

Yo era la que esperaba al otro lado.
Por tu presencia, tu sonrisa, tu risa adictiva, tus pies calientes, tus 5 minutos, bueno un poco más que eso, tu locura en la parte de atrás del carro, tu amistad incondicional, esperaba por ti.

El Pantano de la Rana dijo...

Ay dio, ay dio, ay diooooooooo...yo te quiero mucho tambien mi ángel....

Besos...

Engel dijo...

Yo también.

Engel dijo...

Escribe... escribe... escribe.
Hay que sacar el guión, mami.

Agua dijo...

No conocí el lago, pero me abrazaron fuerte las montañas que lo rodean...
me amaron los cañaverales del camino...
y me sostuvo tu mano, todo el tiempo.